Página principal.

domingo, 17 de julio de 2016


Cien años de soledad.
 “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aurelanio Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo…” Así empieza uno de los clásicos de la literatura, y ganadores del premio mayor, del más grande reconocimiento por su esfuerzo, dedicación y gran ingenio, a esas personas especiales que crean un mundo mágico donde todos podamos llegar con solo abrir la primera página, una historia llena de cosas irreales, de tristeza, de alegría y de toda clase de sentimientos que puede trasmitir un libro.
Cien años de soledad, es un libro escrito por el autor Gabriel García Márquez o, también conocido como Gabo, es considerada una obra maestra de la literatura hispanoamericana, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1982 y catalogada como una de las obras más importantes de la lengua castellana durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española. Es una novela y  subgénero: Realismo Mágico, su idioma original es el español y fue publicado en 1967 en Buenos Aires. La novela nos cuenta la historia de la Familia Buendía en siete generaciones, comienza narrando la creación de Macondo, pueblo donde se desarrolla toda la historia, y la vida de las cabezas de la familia Úrsula y José Arcadio Buendía y como a medida del tiempo llegan artefactos nuevo a Macondo, ya que es un pueblo poco desarrollado, donde cada invento es una maravilla. Lleno de ingenio y energía, José Arcadio Buendía lleva a sus hijos a conocer el hielo, suceso que quedará marcado en la memoria de su hijo, El coronel Aurelanio Buendía a quien fusilarían tiempo después, los hijos de los hijos van creciendo y todos bajo la supervisión de la abuela o, para unos abuela y para otros, tatarabuela Úrsula quien llegaría al momento de perder la cuenta de su edad, ya que en Macondo las personas no mueren luego de mucho tiempo, mucho. Los muertos conviven entre los vivos atormentando o ayudando a sus familiares, la belleza es venerada y el ingenio se confunde entre nombres. Vemos la transformación de un pueblo que, en sus inicios “era una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un rio…” a un pueblo lleno de gente que no se conoce y sucesos desconocidos para algunos.    Todos hablaban del libro Cien Años de Soledad: “Es bueno, todos deben leerlo” “Es muy ladrilludo, lento como él solo, un asco” “No es el mejor ni el peor libro” Hay toda clase de opiniones, buenas y malas, ¿la mía?: Comencé este libro sin la menor idea la historia que iba leer, no sabía nada ni quería averiguar antes de leerla, quería ser objetiva cuando lo leyera, abrí el libro y comencé: las primera páginas muy lentas a mi parecer, no avanzaba mucho la historia pero luego comenzó lo interesante, lo enredado. Es interesante la historia porque me esforcé para entenderla, he leído pocos libros tan complejos como este y eso me gustó, la forma narrativa de Gabo me atrapó, su forma de jugar con los nombres, el tiempo, la imaginación y la magia fue espectacular. Tengo un problema con lo que detalla el autor en un libro, no me gusta las cosas tan minuciosamente descritas pero Gabo lo supo manejar muy bien, por lo que no sentí el peso del detalle en la narrativa. Algo que no me gustó y me dificultó la lectura fue que los padres llaman a sus hijos con su mismo nombre o con los nombres de los abuelos y eso se convierte en una masa amorfa de nombres y personajes distintos con el mismo nombre que, una de las formas de entender este revuelto es con lápiz y papel en mano y hacer un árbol (gigante) genealógico. ¿Qué me dejó el libro? Una satisfacción grandísima y como enseñanza: La familia es lo único que uno tiene en todo momento, las únicas personas que te apoyarán en cualquiera situación, por más discusiones o diferencias y/o mal entendidos que se tengan, ellos son las personas que te respaldarán siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario